El método Montessori es una filosofía educativa y de crianza que fue creada por María Montessori. Lo que busca este método es que podamos dejar a los niños desarrollar su curiosidad, entendiendo que estos son capaces de aprender de manera independiente si se les brinda el entorno y los materiales adecuados

Si quieres educar a un niño y que este desarrolle cualidades como la autonomía, empatía, resolución de conflictos, responsabilidad, entre otros, entonces este método es lo que necesitas. Descubre los principios básicos de la filosofía Montessori a continuación. 

¿Cómo empezar a aplicar el método Montessori?

Antes de empezar a aplicar este método debemos de entender que es lo que busca como tal la filosofía Montessori. Esto lo podemos entender mejor analizando la frase que representa a este método: “Ayúdame a hacerlo por mí mismo“. 

Esta frase representa perfectamente la filosofía Montessori, porque lo que buscamos con la misma es ayudar al niño a ser mucho más autónomo, logrando que pueda entender el ambiente que lo rodea. Teniendo en cuenta esto, pasemos a conocer cuáles son los pasos a seguir para colocar en práctica este método

1. Prepara el ambiente

Para empezar con el método Montessori debemos crear un ambiente que este preparado para fomentar la independencia y la autoexploración de los niños. Los materiales y actividades se seleccionan específicamente para adaptarse a las necesidades y los intereses de los niños en cada etapa de su desarrollo.

2. Sé su guía 

No estarás ahí para corregir cada uno de los errores que el niño cometa, sino para orientarlo cuando sea necesario, permitiendo que tome la iniciativa en su propio aprendizaje

3. Materiales Montessori 

Más abajo te dejaremos una lista con ejemplos de juguetes y materiales Montessori. No obstante, como tal, los materiales Montessori fueron cuidadosamente diseñados y seleccionados para ser auto-correctivos y promover la exploración independiente, por lo que son sensoriales y manipulativos.

4. Permítele desarrollar sus habilidades

El Método Montessori se enfoca en el desarrollo holístico de los niños, incluyendo su desarrollo cognitivo, emocional, social y físico. Por lo que es importante permitir al niño elegir las actividades que le interesen, al igual que dejarlo trabajar a su propio ritmo. Esto nos ayudará que fomenten su autoestima y confianza a la hora de tomar decisiones. 

5. Énfasis en la autonomía

Los niños que son criados bajo la filosofía Montessori desarrollan la habilidad de cuidar de sí mismo y su entorno. Para lograr esto debemos permitirle realizar tareas de a vida cotidiana, como preparar su propia comida y mantener su espacio de trabajo ordenado.

6. Educación multinivel

Una vez establecidas las bases, es bueno dejar que el niño se agrupe con otros niños de diferentes edades en un mismo espacio. Esto permite que los niños más pequeños aprendan de los mayores y viceversa, lo que promueve el sentido de comunidad y colaboración.

7. Evalúa de forma individual

El Método Montessori reconoce y valora las diferencias individuales de cada niño. En lugar de exámenes tradicionales, la evaluación en el Método Montessori se basa en la observación continua de los educadores. Con esto se valora el progreso individual de cada niño en lugar de compararlo con los demás, logrando adaptar la educación a las necesidades y los intereses únicos de cada niño.

¿Qué productos necesitas para empezar a trabajar el método Montessori? 

Niña jugando con materiales Montessori

Como lo mencionamos en uno de los pasos anteriores, existe algo llamado materiales Montessori, los cuales son los productos que fueron elaborados para colocar en práctica esta filosofía. Sin embargo, al conocer las características de estos productos podremos reconocer que tipo de juguetes o herramientas conviene más comprar para empezar a aplicar este método. Estas características son: 

  • Son sencillos. 
  • Cuentan con textura. 
  • Fáciles de manipular. 
  • Están diseñados con materiales naturales. 
  • No tienen música ni movimiento. 

Los juguetes o herramientas que cuentan con características funcionan para empezar a colocar en práctica esta filosofía, ya que buscan ser simples y repetitivos, cumpliendo con una función en específico. Te dejamos algunos ejemplos de juguetes y herramientas que cumplen con estas características a continuación

Puzzles de formas geométricas

Los puzzles de formas geométricas ayudarán a potenciar la capacidad de observación, concentración, análisis y atención. De esta forma, el niño podrá ejercitar su memoria visual, trabajará su inteligencia espacial y mantendrá despierto ese interés por la resolución de problemas. 

Cajas de colores Montessori 

Estas cajas de colores están especialmente diseñadas para ayudar al niño a entender el mundo a través del emparejamiento de iguales, la coordinación de movimientos y el orden. Es una herramienta muy útil para desarrollar la concentración e incremento del lenguaje, ya que empezará a identificar los colores por su nombre. 

Luz quitamiedos 

Aunque las lámparas quitamiedos no pertenecen en sí a los materiales Montessori, también les permiten al niño desarrollar independencia sin sentirse solos en el proceso, puesto que su diseño agradable y luz tenue le permite sentirse acompañados durante las noches. 

Libros de cuentos 

Los libros de cuentos despiertan la capacidad de imaginación, por lo que son de suma importancia en el método Montessori. Además, también mejoran el lenguaje y la atención, desarrollando las habilidades cognitivas del niño sin esfuerzo y de forma entretenida. 

Juegos de mesa 

Los juegos de mesa son una excelente herramienta para que los niños aprendan a gestionar sus emociones, ya que en ellos se ven expuestos tanto a la victoria como al fracaso. Por si fuera poco, también los ayuda a desarrollar la empatía, sus habilidades sociales y capacidad de análisis. 

¿Por qué es recomendable educar a nuestros hijos bajo esta filosofía?

El Método Montessori se ha utilizado en todo el mundo y ha demostrado ser eficaz para fomentar la independencia, la autodisciplina y el amor por el aprendizaje en los niños. Su efectividad se debe a que trabaja los enfoques más importantes a desarrollar en la infancia, el fisco, mental y espiritual, ya que le permite al niño desarrollarse desde el amor, empatía y responsabilidad. Haciéndolo consciente de sus acciones y entender mucho mejor al mundo que lo rodea. 

No obstante, esto no quiere decir que sea recomendable para todas las familias o deba seguirse de forma obligatoria. Algunas personas pueden preferir enfoques educativos más tradicionales, lo cual también está bien y es respetable. La elección de un método de crianza y educación depende de las necesidades y valores individuales de cada familia, por lo que es una decisión sumamente personal. 

Si te ha gustado la información que te hemos compartido en este artículo, puedes darte una pasada por el resto de contenido de valor que tenemos en nuestro blog. ¡Muchas gracias por leer! 

autora laura castillo
Acerca del autor

Laura Castillo

Graduada en Pedagogía y Magisterio en Educación Infantil. Amante de la lectura y apasionada de la música y la naturaleza. Me encantan los juegos de mesa, los talleres de manualidades y las danzas infantiles. Adoro escribir cuentos y nanas para mis tres hijos, así como contar mis vivencias y experiencias, además de poder ofrecer consejos como madre emprendedora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *