Luces quitamiedos

Los más pequeños de la casa pueden llegar a sentir miedo y soledad cuando se encuentren en una habitación totalmente a oscuras. Las luces quitamiedos les ayudan a sentirse seguros y en compañía, además de ser un artículo decorativo que aporta estilo a la habitación y espacios de juegos.

Mostrando los 6 resultados

Las luces quitamiedos han sido, desde hace décadas, la herramienta ideal para que los niños de todo el planeta puedan dormir tranquilamente. Estas luces, como te vamos a contar, han evolucionado mucho desde su origen. Eso no solo aporta más opciones entre las que elegir, sino que proporciona distintas variantes que se deben tener en cuenta. ¿Quieres saber cómo elegir la lámpara para bebé de noche ideal?

¿Para qué sirve una luz quitamiedos?

Te podrías imaginar que, el único objetivo de las lámparas quitamiedos, es ayudar a los niños a descansar mejor. Pero, en realidad, tienen más funcionalidades. Indudablemente, lo principal es que el niño vea una fuente de luz, que nunca es directa respecto a su cara, y así se sienta más seguro. Al no encontrarse cubierto únicamente por oscuridad, el niño estará tranquilo y podrá descansar. Te contamos algunos beneficios de estas bonitas lámparas.

1. Ayuda a dormir con rapidez

Su segunda función radica en ayudar a que el niño se duerma antes. Todos los padres respiran tranquilos cuando sus hijos se duermen con rapidez, puesto que saben que obtendrán un buen descanso y que sus mentes estarán despejadas y concentradas en dormir. Pero, a oscuras, es posible que la imaginación del niño no se relaje y que esté dando vueltas durante un largo periodo de tiempo.

Con las luces para bebés se les da a los niños un punto de referencia en la habitación que ilumina de forma agradable y que incluso puede dar luz sobre algún tipo de elemento que le transmita relajación. Por ejemplo, podría iluminar una zona donde haya un cuadro, un póster o incluso algún peluche. Eso hará que el niño se sienta tan tranquilo que se terminará durmiendo rápidamente.

2. Evita tener que usar linternas

Es frecuente que los padres entren en la habitación de su hijo por la noche por cualquier motivo. Puede haber mil razones. La más habitual es cambiarle el pañal para que duerma más cómodamente. Pero también podrías llegar a necesitar darle un biberón o ponerle el termómetro si el niño se encuentra enfermo o crees que pueda tener fiebre.

La alternativa al uso de las lámparas para bebés es usar una linterna o incluso el foco de luz del móvil. Pero todo ello resulta complicado, sobre todo cuando tienes las manos ocupadas. No son pocas las veces en las que la linterna se cae al suelo y que hacemos tanto ruido que el niño se despierta. Lo que proporciona la luz quitamiedos es el foco de iluminación necesario para que los padres hagan todo lo que necesiten. ¡Es realmente un artículo muy útil!

3. Es un artículo muy decorativo

Por último, no olvides el aporte decorativo que hacen las luces quitamiedos. Aunque en el pasado estas luces eran simples diseños de botón con la cabecita de un animal, hoy día las luces han cambiado tanto que son diseños realmente bonitos. Ahora es difícil distinguir una luz para bebés de una figura decorativa, contando con modelos tan variados que serán un punto de interés que encantará a los más pequeños.

Y no te preocupes si el niño quiere usar la luz como un juguete, porque están fabricadas con materiales que las hacen adecuadas para esta función. De esa forma, el niño podrá desarrollar una mejor afinidad por la luz y sentirse todavía más seguro cuando esté cerca de ella.

¿Cómo utilizar las lámparas quitamiedos?

Hay padres primerizos que se preguntan cómo y cuándo deberían usar la luz quitamiedos. Y, aunque pueda parecer algo obvio, la realidad es que resultan preguntas lógicas. Lo primero de todo, los especialistas en desarrollo infantil recomiendan que la luz ya esté encendida antes de que se apague la iluminación general de la habitación.

El motivo de ello es que los niños no gestionan con facilidad ni buen grado que se produzca este tipo de proceso en el que pasan de luz a oscuridad y de oscuridad a una pequeña luz. Para ellos es un pequeño shock que no siempre gestionan de forma conveniente. Por lo tanto, lo ideal es que la luz quitamiedos ya esté encendida y que su haz de luz se aprecie incluso con las luces generales de la habitación encendidas. Así, el salto de unas luces a otras será lo más sensible posible.

¿Cómo comprar luces quitamiedos?

Sabemos que existen muchos modelos de luces quitamiedos, cada una con sus características especiales. Entonces, ¿cómo tomar la mejor decisión y comprar la correcta? Hay tres factores que consideramos imprescindibles y que te ayudarán a tomar la mejor decisión.

1. Las preferencias del niño/a

Déjate llevar por los gustos de tu hijo/a. Por ejemplo, si le encantan los dinosaurios, la mejor opción será una luz quitamiedos con forma de T-Rex o algún otro dinosaurio que conozca.

Lo mismo te decimos si le gustan los unicornios, las estrellas, el diseño de la Luna, ositos, conejos o cualquier otra cosa. Incluso puedes optar por una luz cuya estructura sea de un color determinado para que despierte más interés en el niño. 

Un pequeño consejo: Enséñale a tu hijo/a nuestros modelos de luces quitamiedos para que él/ella mismo/a decida cuál le gusta más. ¡Lo mejor es ir por lo seguro!

2. La edad que tenga tu hijo/a

La edad del niño/a también influye directamente en el proceso de compra. Dependiendo de la edad habrá unos modelos u otros que encajarán mejor con la compra. Por ejemplo, para los bebés o los niños de una edad más reducida, lo más conveniente son aquellas lámparas quitamiedos que son sencillas y con formas amigables. Busca un modelo que resulte funcional y que te aporte la máxima comodidad.

En los niños/as que ya han cumplido una edad de unos tres años, el diseño será más importante. En ese caso sí que puedes elegir un modelo que encaje con los gustos del pequeño o una lámpara que el propio niño/a pueda encender y apagar por sí mismo/a. También hay modelos con intensidad de luz regulable que le aportarán a tu hijo una mayor libertad para personalizar su foco de luz.

3. La decoración del cuarto

En especial, si el niño/a todavía es joven, querrás que toda la habitación esté en armonía y que la decoración aporte un estilo irresistible. Con el tiempo ya habrá ocasiones en las que tu hijo decida cómo decorar su cuarto, pero ahora la armonía lo es todo. Por ello, trata de elegir una lámpara quitamiedos que haga un buen aporte estético y que encaje con el resto de los elementos o colores de la habitación.

¿Cuánto cuesta una luz quitamiedos?

Aunque en el mercado se pueden conseguir diferentes diseños con características y materiales diferentes, por lo general, las lámparas quitamiedos suelen costar entre 10 y 30 euros.