Baberos para bebés

¿Cuál es el complemento de uso diario que más veces lavarás y utilizarás en el día a día del cuidado de tu bebé? ¡Sin ninguna duda, el babero! Los baberos para bebés son uno de los grandes aliados de padres del mundo entero. Pero, para realmente beneficiarte de este producto, necesitas dos cosas. La primera: buenos baberos y, la segunda, una gran cantidad de ellos.

Mostrando los 3 resultados

Babero bandana de bambú – Interbaby

Azul oscuro
Ocre
Rosa
9,95

Babero de silicona para comer – Interbaby

Azul oscuro
Ocre
Rosa
9,95

¿Quieres saber cómo elegir los mejores baberos para bebés? Como expertos, te vamos a dar algunas recomendaciones que te ayudarán en el proceso de compra. ¿Preparado para convertirte en un profesional de los baberos?

¿Qué tipos de babero hay?

No, no se pueden usar los mismos baberos durante todo el proceso de crecimiento del bebé. Si siempre le quieres dar lo mejor a tu hijo, necesitarás adaptar el uso de los baberos personalizados dependiendo del momento de la vida en el que se encuentre. Si eres padre primerizo puede ser difícil, pero en las próximas líneas te explicamos cuáles son las diferencias entre los distintos tipos de babero.

Baberos para recién nacidos

Por supuesto, los recién nacidos y bebés más jóvenes generan una gran cantidad de babas. Es muy probable que tu hijo siga haciéndolo cuando cumpla un año, pero la cantidad se habrá reducido. Al principio, las babas lo son todo. Y eso significa que la ropa puede acabar empapada en cuestión de minutos. El babero tendrá el principal objetivo de bloquear esas babas para que la ropa siga seca.

Pero piensa que el babero no tardará en estar húmedo. Por eso mismo tienes que asegurarte de dos factores: que sea un babero fabricado con rizo de algodón en su composición interior y que disponga de un amplio tamaño. Así te asegurarás de que el bebé estará a gusto y que la ropa siempre quedará protegida. Aun así, recuerda que tendrás que ir cambiando el babero cada poco tiempo cuando lo veas suficientemente húmedo.

Baberos para niños que comienzan a comer

Pasarás del babero para bebés y recién nacidos al babero para los niños que estén comenzando a comer con ayuda. La teoría indica que los baberos de silicona son la mejor opción. Son espaciosos, fáciles de poner y suelen tener un espacio recogedor donde van a parar los restos de comida que se le escapan al niño.

Otro aspecto positivo de los baberos de silicona es que se limpian con facilidad. Lo único que tienes que hacer es pasar un paño con agua o incluso lavarlos debajo del grifo. Se limpian y secan con rapidez para que los puedas usar de nuevo cuando llegue el momento de comer, aunque siempre es mejor tener varias unidades.

Es posible que algunos niños rechacen el babero de silicona porque, quizá, no se sientan cómodos. En ese caso tendrás que recurrir a baberos de tela que estén pensados para comer y que tengan una buena zona de soporte para evitar que la ropa se ensucie.

Baberos para niños que ya comen solos

Ahora que dejas en las manos de tu hijo su alimentación y que será él quien controle la cuchara, tendrás que dar el salto al siguiente tipo de babero. Se trata de baberos de cuerpo entero, baberos grandes que cubren toda la zona principal de alimentación y que te evitarán muchos dolores de cabeza.

Piensa que el niño que está empezando a comer solo es muy posible, que necesite paciencia para que todas las cucharadas de comida lleguen a su boca. Eso significa que habrá mucha comida que se caerá y que puede ensuciar su ropa. El babero de cuerpo completo le cubre tan cómodamente que no tendrás que sufrir en ningún momento.

¿Cómo comprar baberos de la mejor forma posible?

Si has echado un vistazo a nuestra sección de baberos habrás visto que hay incontables opciones entre las que podrías elegir. ¿Pero cómo elegir los mejores baberos? Toma nota de los factores que te detallamos a continuación:

La talla del babero

El primer punto es fundamental y está relacionado con lo que te hemos contado antes. La talla es imprescindible para que selecciones el babero correcto dependiendo de la etapa en la que se encuentre tu hijo. Así te asegurarás de que cubra la superficie adecuada y que resulte cómodo para el niño.

El tipo de cierre

Podríamos decir que el cierre es uno de los factores más importantes en la elección de baberos para bebés. Es recomendable que adaptes la elección a lo que te resulte más cómodo o a lo que tolere tu hijo. La opción más clásica son los baberos con cierre de velcro, siendo seguros y fáciles de poner y quitar. También puedes optar por baberos de cintas o lazo, así como los que tienen cierre de botón.

Es posible que tu hijo se acostumbre a algún tipo de sistema de cierre y que lo abra por sí mismo. Eso suele ocurrir con los de velcro, por ejemplo. En ese caso, tendrías que cambiar a otro tipo de babero más difícil de abrir, como los de botón. Así te asegurarás de que la ropa de tu hijo siempre esté limpia.

El material del babero

Al principio, la tela es fundamental. Los cuerpos de los bebés son delicados y, por otro lado, no es recomendable ponerles mucho peso encima. Por ello, un tejido de tela hace el mejor trabajo. Pero, a medida que el niño vaya creciendo, podrás ir probando otro tipo de materiales, como la silicona o el plástico. Prueba y adapta el material del babero a lo que tu propio hijo tolere.

Sistema de limpieza

Vas a necesitar muchos baberos. Se ensucian con rapidez y siempre tienes que asegurarte de tener alguno disponible. Para ello, es crucial que los puedas limpiar con facilidad. Que el babero se pueda meter en la lavadora es prácticamente imprescindible. Eso tiene que ocurrir hasta con los modelos de silicona. Y ten en cuenta que hay baberos cuya limpieza se puede llevar a cabo no solo a mano, sino también en el lavavajillas.